TOM WAITS – BAD AS ME – 2011

Y después de siete años de espera, el genio volvió a pasar por los estudios de grabación para dejarnos otra obra maestra. “Bad as Me” salió a la calle el pasado 24 de octubre de 2011 y en esta obra se re encuentra con los veteranos músicos que lo acompañan desde hace ya varios álbumes. Como en cada uno de sus discos, el refinamiento alcanza grados insospechados y cada uno de los temas de este disco es una perla que muestra la versatilidad de Waits como cantante y como compositor. Son temas claros, directos, impactantes, que a través del sonido transmiten todas las sensaciones que van desde la tristeza hasta la alegría. Pero mejor que hablar de Tom Waits es escucharlo.

Tom Waits – Bad as Me Hotfile 🙂

YOUN SUN NAH – VOYAGE – 2008

Para esta semana les traigo a una intérprete del siglo XXI y su disco Voyage del año 2008.

Realmente una de esas voces que no pueden pasar desapercibidas.

Esta mujer nacida en Seoul en 1969, se toma en serio su formación musical en 1995, con 27 años, luego de haber transitado por el mundo de la moda y en la búsqueda de una actividad que tuviera más que ver con ella misma.

Se traslada a París, motivada inicialmente por el estilo musical dela Chansonfrancesa y porque un amigo le había sugerido el jazz como género interpretativo. Un género muy alejado del escenario musical de Corea, tanto que es considerado undergraund.

Es entonces en París donde descubre a las damas del jazz, como Sarah Vaughan, Ella Fitzgerald o Billie Holiday, dueñas de unas voces que la cautivan y poseedoras de un nivel que impulsa a Youn a involucrarse con el jazz contemporáneo, que se caracteriza por estar cargado de matices, debido a la propia universalidad del estilo.

Durante sus estudios en el CIM de París, la más antigua escuela de jazz en Europa, se nutre de esa universalidad aportada por los asistentes mientras comienza a forjarse su personalidad musical que pone de manifiesto en sus presentaciones en clubes parisinos, donde comienza realmente su carrera profesional.

Su presencia en los escenarios no pasa desapercibida y las invitaciones a festivales y presentaciones en toda Francia son innumerables.

En 2001 ya ha formado su propio grupo “YSN 5et” con el que graba su primer disco para Sony Music, “Reflet” y realizan una gira de presentación en Francia y otra en Corea, con una notable acogida tanto del público como de la crítica.

Hasta la fecha ha grabado 6 discos y sus giras se multiplican por Europa y Asia.

“Voyage”, su último disco, lanzado en Corea en 2008 y en Europa en 2009 es la obra en la que mejor se expresa el talento y la madurez musical de Youn.

Junto al guitarrista sueco Ulf Wakenius, con quien se conoció trabajando en Corea en 2007 y el percusionista Xavier Desandre – Navarre, con quien comparte escenario desde los inicios de su carrera, esta cantante saca a la luz una selección de temas, que van desde el “Jockey Full of Bourbon” de Tom Waits, pasando por “Calypso Blues” de Nat King Cole y llegando al “Frevo” de Egberto Gismonti, a la vez que intercala sus propias composiciones como “Dancing With You” o “My Bye”, alcanzando un exquisito concepto unificador para tan diversa temática a través del jazz.

La atmósfera sonora de este disco se completa con el aporte de Lars Danielsson en contrabajo, cello y melódica y la trompeta de Mathias Eick.

Y llegados a este punto, las palabras sobran. Sólo queda escuchar a Youn Sun Nah y disfrutar de su maravillosa voz.

Youn Sun Nah – Voyage – Hotfile 🙂

DJANGO REINHARDT – STEPHANE GRAPELLI – SWING FROM PARIS – 1935/39

Y en la categoría de Leyendas, no podía faltar este gitano de origen belga que le dio un sitio al jazz europeo, rompiendo con la hegemonía norteamericana.

Sin saber leer música, bueno, tampoco sabía leer ni escribir otra cosa en la época de sus primeras participaciones en grabaciones de discos, por eso es que su nombre aparece como “Jiango Renard” en el disco que hizo con el acordeonista Jean Vaissade  para la “Ideal Company” en 1928.

Nació en 1910, y con su tribu nómada transitó por Bélgica y Francia hasta aparcar finalmente en París, dónde creció entre dos mundos, el de las caravanas en las afueras de la ciudad, medieval en sus creencias y desconfiado de la ciencia moderna y el de un París en apogeo que marcaba tendencias en Europa.

Comienza tocando el banjo que por supuesto aprende de manera autodidacta. A los 13 años ya despierta la atención del público y poco más tarde ya toca en clubes y bares.

Para 1928 consigue un contrato para grabar como solista, pero las lesiones que sufre al incendiarse su caravana truncan este proyecto y a punto está de acabar con su carrera musical. Pero su fuerza de voluntad era la de un gigante. Perdió la movilidad de dos dedos de la mano izquierda, que le quedaron contraídos. Y los médicos propusieron amputarle la pierna izquierda. Django se negó y pasó 18 meses de intensa rehabilitación y cuidados con los que salvó su pierna.

En este período de recuperación, su hermano le llevó una guitarra y también unos discos de Louis Armstrong y Duke Ellington. Con los discos, descubrió que el jazz era la música que quería hacer. Y con la guitarra se inventó toda una técnica para poder tocar con los únicos dos dedos útiles de su mano izquierda.

El resultado es asombroso. Al escucharlo, parece que tuviera más dedos que cualquier otro guitarrista y muchos otros guitarristas se han dejado los dedos tratando de tocar como él. Así es que se lo conoció como “El Gitano de los Dedos de Oro”.

Su música combina el swing del jazz norteamericano con las raíces musicales gitanas del este europeo, dando lo que luego se conoció como jazz manouche o gipsy jazz.

También fue un precursor al darle un lugar protagónico a la guitarra en el jazz de la época.

Su relación con el violinista francés Stephane Grappelli desemboca en una exitosa etapa musical que sienta las bases para el desarrollo del jazz europeo.

En 1934, Pierre Nourry, director del Hot Club de París, le propone formar una banda de cuerdas junto a Grappelli. Así nace “The Quintet of the Hot Club of France”. Junto a Reinhardt y Grappelli, había otras dos guitarras, a cargo de Roger Chaput y Joseph Reinhardt y un contrabajo ejecutado por Louis Vola.

El éxito fue inmediato y las grabaciones con Ultraphone, Decca y HMV lo esparcieron por todo el mundo.

En sus giras europeas participaron importantes instrumentistas  americanos como invitados, tal el caso de Benny Carter al saxo alto o Coleman Hawkins al saxo tenor.

El estallido de la segunda guerra mundial en 1939 encuentra al grupo en Londres.

Grappelli decide quedarse y Reinhardt regresa a París.

Durante esos años lidera una Big Band, forma otro quinteto en el cual el violín de Grappelli es reemplazado por el clarinete de Hubert Rostaing y luego de la liberación toca con músicos de jazz americanos que pasan por Francia.

Su fama, avalada por su talento y su virtuosismo y apuntalada, porqué no, en su fanfarronería, lo lleva de gira a USA convocado por Duke Ellington como invitado de su banda. Si bien la gira fue exitosa, el bop de moda en la época sonaba estridente en la guitarra (en este caso eléctrica) de Django. Muy alejado de aquel alegre swing.

Durante su estancia en Estados Unidos, también tocó en programas de radio junto a Louis Armstrong.

A su regreso a Francia se reúne en varias ocasiones con Grappelli y vuelven a encontrar un equilibrio fusionando el swing con el bop.

En 1950 se retira a Fontainbleu y prácticamente abandona la música. En 1953 muere de un derrame cerebral a la temprana edad de 43 años.

Su legado es enorme. Casi 300 grabaciones. Un seguidor en cada guitarrista. Un estilo que cambió la historia de la música.

Swing from París Hotfile 😉

OKOU – SERPENTINE – 2010

Volvemos al siglo XXI para deleitarnos con Okou.

Un estupendo duo que se presenta al escenario musical, recreando los géneros clásicos con un personal toque de frescura moderna, pero manteniendo intacto su espíritu original.

Una verdadera joya en lo que a novedades se refiere.

Formado por Tatiana Heintz, originaria de Costa de Marfil y Trefzger Gilbert, guitarrista Suizo de madre egipcia, dan vida a Okou en 2006 en un bar de París.

Las diferentes influencias culturales heredadas y vividas por ambos artistas, dan como resultado una fusión sonora en la que notamos la presencia del jazz, el soul, los sonidos de raíces y hasta un aire de New Orleans que se ha plasmado en éste, su primer disco publicado en 2010 en formato de CD, pero que se grabó y salió a la venta en formato digital en 2009.

“Serpentine” es un viaje evocador, como una espléndida foto antigua, con sus raspaduras incluidas.

Las guitarras crean la melodía, mientras que la base es aportada por un banjo. Todo esto enriquecido por unos perfectos arreglos de cuerdas, acabados con nostálgicos metales como la tuba.

Serpentine Hotfile 🙂

TÉREZ MONTCALM – VOODOO – 2006

Uno llega a esta canadiense casi por casualidad si no se pertenece a la comunidad de Québec donde nació en 1963 y comenzó su carrera en 1981. Musicalmente, se trata de esas perlas que uno encuentra por el camino.

Térez se define a sí misma como cantante de jazz con actitud de rock. Y esa actitud es la que le permite pasear su voz en este disco, por autores tan variados como Elton John, Eurythmics, Jimmy Hendrix entre otros, además de regalarnos temas propios excelentemente logrados y a través de los cuales trasciende una gran pasión que sin embargo se expresa de una manera serena. Su voz dulce puede ser desgarradora por momentos.

Voodoo es su primer álbum editado en inglés, lo cual no dejó de ser un desafío para una cantante de habla francesa. Es el cuarto trabajo de estudio de su carrera y en el queda reflejada la manera en la que se va consolidando  como una de las voces más sensibles del jazz contemporáneo.

Un disco infaltable no sólo para los aficionados al jazz, sino también para todos los que disfrutamos de la buena música.

Térez Montcalm – Voodoo Hotfile 😉

ASTOR PIAZZOLLA / GERRY MULLIGAN – REUNION CUMBRE – 1974

Y como no sólo del hombre vive el rock, hoy les voy a dejar una de esas piezas que se producen muy de vez en cuando. Una de esas obras maestras en las que se conjuga el talento, la profesionalidad y sobre todo, el arte.

Su título no hace más que poner claramente de manifiesto la estatura musical de los personajes que dan vida a esta maravillosa experiencia.

Por un lado, el gran Astor Piazzolla, un experimentador incansable que ha enfocado la música desde los polos más opuestos, desde el tango barriobajero que busca su lugar socio cultural, hasta la música erudita que busca llegar a todas las clases.

Por el otro, Gerry Mulligan. Compositor, arreglista, pianista y saxofonista de jazz, con una carrera forjada entre los más grandes del género. Desde su unión a la orquesta de Gene Krupa, siguiendo con la de  Miles Davis, desembocando en una exitosa cooperación con Chet Baker que lo impulsa más aún en su camino ascendente, interviniendo en las orquestas de Duke Hellington, Thelonious Monk, Paul Desmond, Stan Getz o Dave Brubeck, por citar algunos.

Piazzolla pudo ver y escuchar a Mulligan en París, en 1958, que al frente de su octeto de jazz, resultó una figura inspiradora para Astor, que desencadenó en la formación del Octeto Buenos Aires.  Lo que realmente maravilló a Piazzolla fue el goce de los músicos y el entusiasmo del conjunto al ejecutar las improvisaciones, cosa que hasta ahora no había encontrado en las formaciones tradicionales del tango.

El Octeto fue la herramienta que le permitió sacar al tango de la monotonía que lo envolvía, tanto armónica, como melódica, rítmica y estéticamente.

Después de este primer encuentro y tras una contínua evolución basada en una prolífica experiencia por parte de ámbos músicos se produce esta verdadera  “Reunión Cumbre”  en Italia, en 1974. El bandoneón tanguero de Astor acompaña la melodía jazzera del saxo barítono de Gerry. Pero no hay protagonismo ni de instrumento ni de género. Ambos ensamblan un sonido con presencia tanto de tango como de jazz. Una síntesis de una música urbana contemporánea.

De todos modos, como era de esperarse, al salir este disco a la venta no tuvo mayor repercusión. Fue, eso sí, un disco buscado por los entendidos que supieron apreciarlo en su momento, y muchos de ellos coincidieron que el mismo fue un punto de inflexión tanto en el tango como en el jazz, ya que después de su grabación, ni el uno ni el otro volvieron a ser los mismos. Ambos géneros habían encontrado otro camino en la búsqueda de su enriquecimiento evolutivo.

Las composiciones y los arreglos son todos de Astor Piazzolla, excepto Aire de Buenos Aires, que pertenece a Gerry Mulligan.

Espero que disfruten de esta “Reunión Cumbre”.

Y dejo para una próxima oportunidad un post de Piazzolla y su increíble obra con más de mil composiciones interpretadas por los más diversos solistas y agrupaciones en todo el mundo, así como otro de Gerry Mulligan. Demasiado talento junto para una sola entrada.

Reunión Cumbre Hotfile 🙂

GABRIELA ANDERS – BOSSA BELEZA – 2009

Nacida en Buenos Aires y radicada en New York, graba su primer álbum en 1999, “Wanting” el cual no dejó indiferentes a quienes gustan tanto del jazz, como del R&B o el Soul. El CD histórico del festival de Jazz de Montreux de 1999 “Casino Lights ´99” recuerda su participación con la incorporación de dos temas, “Fire of Love” y “Brazilian Love Affaire” junto a George Duke y su grupo.

En cuanto a discos, luego vinieron “Ecléctica” (2003), “Latina” (2003) y “Last Tango in Río” (2004) que fue el disco que consolidó su carrera.

Su estilo es una magnífica fusión entre sonidos de América del Sur y del Norte. Sobre la base del Jazz juega un bandoneón y una guitarra con acordes de Bossa, y a veces aires de funk, todo perfectamente equilibrado y envuelto con su excelente voz.

“Bossa Beleza”, su quinto álbum, es una gratificante experiencia. Aquí la base de la fusión es el Bossa y sobre esta adapta delicadamente temas como “Satisfaction” o “September”.

En definitiva, un disco esencial para los buscadores de perlas.

Gabriela Anders – Bossa Beleza Hotfile 🙂