WARREN HAYNES – TALES OF ORDINARY MADNESS – 1992

Originario de Carolina del Norte, dueño de un talento singular con la guitarra y de una portentosa voz, Warren Haynes es uno de esos músicos que no ha necesitado estar en los primeros puestos de las listas de ventas para que se le reconozca como un icono del rock sureño americano.

Comienza tocando en 1980 uniéndose a banda de David Allan Coe con quien realiza giras por USA y Europa hasta 1984, cuando forma “Hippies Rich” en Nashville, proyecto que dura hasta 1985.

Interviene en diversas bandas y en 1989 organiza en Asheville, su ciudad natal el primer Christmas Jam, un concierto de beneficencia al que acuden importantes músicos y que se sigue haciendo cada año de manera ininterrumpida.

En 1989 reaparece después de una década de inactividad “The Allman Brothers Band” y Haynes es convocado. Hasta 1994 participa con la banda en la grabación de cuatro discos de muy buena factura y repercusión, pero también se hace un espacio para en 1992 lanzar este disco que aquí les dejo “Tales Of Ordinary Madness”, a mi modo de ver, una perla de las que se encuentran pocas.

En 1995 forma “Gov´t Mule”, banda que sigue activa y a cuyos conciertos no acude un público masivo, pero se dice que todos los espectadores son músicos.

También acompañó en giras a “The Deat”, (Formada por los miembros no originales de Greateful Deat).

En 2004 vuelve a “The Allman Brothers Band” donde aún sigue tocando y también le queda tiempo para seguir haciendo cosas como solista.

Tales of Ordinary Madness Hotfile 😉

BJÖRK – HOMOGENIC – 1997

Islandia tiene esas cosas que a mi gusto la convierten en una sociedad muy interesante, como por ejemplo, los últimos acontecimientos que terminaron con un gobierno derrocado y el pedido de rendición de cuentas a los banqueros ante la sociedad, en lugar de hacer como el resto de Europa, que rescató a los bancos con el dinero de los ciudadanos.

También tiene en sus haberes, que en la década de los 80´s tuvo la mayor densidad de bandas punk que se ha dado en un país. Pero paralelamente, nunca dejó de manifestar enfáticamente su cultura folclórica, extremadamente rica.

Resultado de estas situaciones, es que del seno de estas comunidades surjan artistas como Björk, que se pasea tanto por el punk, como por el jazz, el R&B o funk envuelto en ambient, pero siempre coloreando los estilos con la atmósfera de las tradiciones autóctonas.

Su primer disco publicado en Islandia es de 1977 (Björk contaba tan solo con 12 años) y desde entonces su actividad ha sido contínua.

Intervino en diversos grupos, siembre en busca de nuevas experiencias rítmicas y musicales y en 1986, formando parte de Sugarcubes, una de las bandas más importantes de Islandia, logra trascender las fronteras de su país.

En 1993, radicada en Londres,  comienza su carrera como solista con el disco “Debut”, que cosecha excelentes críticas y consolida su carrera en una constante evolución.

“Homogenic”, de 1997, es una de sus obras de mayor alcance, en la que logra homogeneizar la superposición de estilos con suma delicadeza. Incluso se incorpora una orquesta de cuerdas y cuenta con la colaboración en los arreglos de Eumir Deodato, quien ha trabajado con Astrud Gilberto, Antonio Carlos Jobim o Frank Sinatra.

El resultado es una obra que no puede pasar desapercibida para quienes aprecian la calidad y asumen el desafío de nuevas experiencias musicales.

Björk – Homogenic Hotfile 😉

GRATEFUL DEAD – AMERICAN BEAUTY – 1970

No se puede hablar de psicodelia sin hablar de Grateful Dead.

Su nivel de experimentación fue más allá de la música. Cómo miembros estables del elenco del escritor Ken Kesey, la banda daba conciertos en las reuniones en las que se realizaban los “Acid Test”, experimentos de estados de conciencia con LSD, cuando éste era legal en USA y lo utilizaba el ejército (al LSD) para modificar la conducta psicoactiva de sus propias tropas.

Formados en Palo Alto y establecidos en Haight Ashbury, el barrio de San Francisco que fue la sede de la contracultura de finales de los 60´s, los Dead fueron inmediatamente, miembros destacados de este movimiento.

La base sobre la que se cimentó el reconocimiento de la banda, fue ante todo, la formación musical de cada uno de sus miembros. El cantante y guitarrista Jerry García, que con el tiempo devino en el líder natural del grupo, se formó en el ambiente del bluegrass y el rock´n roll, mientras que el bajista Phil Lesh contaba con una formación netamente clásica. “Pigpen” McKernan (teclados y harmónica) era un músico de blues, y para completar los matices, el baterista Bill Kreutzmann provenía del jazz.

Estas vertientes, cohesionaron en un estilo particular que identificó definitivamente a Grateful Dead. En su sonido se refleja el rock, el country, el folk y el jazz, que se amalgaman en una atmósfera de psicodelia, influenciado todo por un toque salvaje, propio de la calle y de los conciertos que en ella daban por las épocas de su residencia en comunidad por Haight Ashbury.

Sus primeros discos, no reflejaban la fuerza y el carácter que la banda tenía en el escenario, dónde cada uno de sus temas tenía un desarrollo impredecible y el protagonismo quedaba en manos del jam instrumental. El resultado era pura psicodelia, que alternaba entre el exotismo y la belleza.

“American Beauty” es el sexto álbum de los Dead y es a través del cual les llegó el éxito comercial. En esta obra se pone de manifiesto la madurez de la banda y como disco de estudio, es el que mejor deja reflejada la esencia de la misma.

Grateful Dead – American Beauty Hotfile 🙂

JONI MITCHEL – BLUE – 1971

Nacida en Canadá, esta polifacética artista viene dejando su huella desde finales de la década de los 60´s.

Inicia su carrera tocando en bares y pubs y fue en uno de estos, en Nueva York, dónde la descubrió David Crosby, quien colaboró de manera decisiva en los inicios profesionales de Joni.

Cautiva tanto con sus melodías, como con su poesía y su manera de tocar la guitarra.

“Blue” es su cuarto disco y pertenece a un período intermedio entre el folk acústico de sus inicios y su vuelco al jazz a partir de 1975.

Si bien es un disco de solista en el que Joni Mitchell se acompaña en guitarra en algunos temas y en piano en otros, no faltan los detalles de excelencia aportados por James Taylor, Stephen Stills, Sneeky Pete y Russ Kunkel en diferentes fragmentos de la obra.

La portada, como la de todos sus discos, también es obra de Joni Mitchell, que también es artista plástica.

Joni Mitchel Hotfile 😕