SKIP JAMES – HARD TIME KILLING FLOOR BLUES – 1931

Esto es BLUES, así, con mayúsculas. Tiene olor a plantación del Mississipi. Es la noche del negro solo con su guitarra escapando de los agobios del día.

Skip es uno de los que dio una prueba ante H. C. Speir, dueño de una tienda de discos de Jackson, un blanco que dicen que no apreciaba la música, pero tenía visión para los negocios. En realidad, Speir estaba relacionado con los ejecutivos de ARC y OKha, de quienes recibía una comisión por realizar audiciones y cuando encontraba un músico con algunos temas grabables, lo remitía a la discográfica con un billete de tren y gastos pagados. Este fue el caso de Skip James. También el de Charley Patton, Bo Carter, Tommy Johnson y Robert Johnson.

Gracias a Speir quedaron registros como este disco, en el que Skip James afina la guitarra a su particular manera en tono menor aprendida de Henry Stuckey un guitarrista local no grabado, que hacía un estilo particular de blues que  transmitió a Skip y que algunos, por ponerle nombre a las cosas, lo llaman estilo “Bentonia” por ser esta la pequeña ciudad que dominaba la zona donde se origina. Skip James podía encandilar con su técnica en la guitarra. También tocaba dignamente el piano, pero cuando canta, su introspección, su melancolía e incluso su crudeza, cautivan definitivamente generación tras generación.

Volviendo al contexto histórico, la depresión económica alcanzó a las discográficas y en 1932 Paramounth cancela a muchos artistas, entre ellos a Skip James que se dedicó a tocar en algunos locales por un tiempo, luego se fue a Texas, abandonó la vida de bluesman y se dedicó a predicar y tocar en iglesias. Treinta años estuvo desaparecido de la escena. Se negó a grabar cuando Speir se lo volvió a proponer, y se negó a participar del hervidero musical de las ciudades del norte, donde muchos músicos estaban llamados a convertirse en estrellas.

Pero un buen día, a principios de los 60´s, volvió a entonar sus viejos blues, sin dar explicaciones. Su aparición en el festival de Newport de 1964, ante un público cien por ciento blanco, lo mostró talentoso, como siempre, pero más distante, tanto del público como de los músicos. Tal vez resignado a no encontrar la salvación. Las grabaciones de esta época están enmarcadas por las directrices de las discográficas, que de todos modos son trascendidas por la intensidad de Skip.

Muchos fueron influenciados de una u otra manera por este artista retraido a su interior. John Lee Hooker, Jimi Hendrix y hasta Bob Dylan.

Su grabación de 1931 de “I´m So Glad” fue recreada por Deep Purple en 1968 y Eric Clapton también hizo su versión con Cream, cuyos derechos le reportaron la suma de U$S 4000 que le permitieron pagar los gastos del hospital de County y su propio funeral en 1969.

Todo un blues

Hard Time Killing Floor Blues Hotfile 🙂