ASTOR PIAZZOLLA / GERRY MULLIGAN – REUNION CUMBRE – 1974

Y como no sólo del hombre vive el rock, hoy les voy a dejar una de esas piezas que se producen muy de vez en cuando. Una de esas obras maestras en las que se conjuga el talento, la profesionalidad y sobre todo, el arte.

Su título no hace más que poner claramente de manifiesto la estatura musical de los personajes que dan vida a esta maravillosa experiencia.

Por un lado, el gran Astor Piazzolla, un experimentador incansable que ha enfocado la música desde los polos más opuestos, desde el tango barriobajero que busca su lugar socio cultural, hasta la música erudita que busca llegar a todas las clases.

Por el otro, Gerry Mulligan. Compositor, arreglista, pianista y saxofonista de jazz, con una carrera forjada entre los más grandes del género. Desde su unión a la orquesta de Gene Krupa, siguiendo con la de  Miles Davis, desembocando en una exitosa cooperación con Chet Baker que lo impulsa más aún en su camino ascendente, interviniendo en las orquestas de Duke Hellington, Thelonious Monk, Paul Desmond, Stan Getz o Dave Brubeck, por citar algunos.

Piazzolla pudo ver y escuchar a Mulligan en París, en 1958, que al frente de su octeto de jazz, resultó una figura inspiradora para Astor, que desencadenó en la formación del Octeto Buenos Aires.  Lo que realmente maravilló a Piazzolla fue el goce de los músicos y el entusiasmo del conjunto al ejecutar las improvisaciones, cosa que hasta ahora no había encontrado en las formaciones tradicionales del tango.

El Octeto fue la herramienta que le permitió sacar al tango de la monotonía que lo envolvía, tanto armónica, como melódica, rítmica y estéticamente.

Después de este primer encuentro y tras una contínua evolución basada en una prolífica experiencia por parte de ámbos músicos se produce esta verdadera  “Reunión Cumbre”  en Italia, en 1974. El bandoneón tanguero de Astor acompaña la melodía jazzera del saxo barítono de Gerry. Pero no hay protagonismo ni de instrumento ni de género. Ambos ensamblan un sonido con presencia tanto de tango como de jazz. Una síntesis de una música urbana contemporánea.

De todos modos, como era de esperarse, al salir este disco a la venta no tuvo mayor repercusión. Fue, eso sí, un disco buscado por los entendidos que supieron apreciarlo en su momento, y muchos de ellos coincidieron que el mismo fue un punto de inflexión tanto en el tango como en el jazz, ya que después de su grabación, ni el uno ni el otro volvieron a ser los mismos. Ambos géneros habían encontrado otro camino en la búsqueda de su enriquecimiento evolutivo.

Las composiciones y los arreglos son todos de Astor Piazzolla, excepto Aire de Buenos Aires, que pertenece a Gerry Mulligan.

Espero que disfruten de esta “Reunión Cumbre”.

Y dejo para una próxima oportunidad un post de Piazzolla y su increíble obra con más de mil composiciones interpretadas por los más diversos solistas y agrupaciones en todo el mundo, así como otro de Gerry Mulligan. Demasiado talento junto para una sola entrada.

Reunión Cumbre Hotfile 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s